Attorney General Ashley Moody News Release
July 8, 2021
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Fiscal general Moody demanda a Google por violaciones antimonopolio de tienda de aplicaciones

TALLAHASSEE, Fla.—La fiscal general Ashley Moody demanda a Google por mantener de manera ilegal y desleal un monopolio en la tienda de aplicaciones para dispositivos Android. Se supone que Google utiliza una conducta excluyente en relación con la tienda Google Play para dispositivos móviles Android y Google Billing. Esta demanda antimonopolio es la acción legal más reciente contra el gigante tecnológico, alegando prácticas comerciales anticompetitivas, ilegales y desleales. La demanda acusa a Google de usar su dominio para restringir injustamente la competencia con la tienda Google Play, perjudicando a los consumidores al limitar las opciones y hacer subir los precios de las aplicaciones. La fiscal general Moody se une a una coalición de 37 fiscales generales para presentar esta demanda.

La fiscal general Ashley Moody dijo: «Hemos visto en repetidas ocasiones a Google usar su poder en la industria de la tecnología para explotar sin escrúpulos el mercado. La manipulación de Google de la distribución de aplicaciones en los dispositivos Android obliga a los consumidores a utilizar los servicios de Google para comprar aplicaciones, lo que se traduce en una comisión del 30 % en los pagos dentro de la aplicación.

«El monopolio del gigante tecnológico en las compras en las aplicaciones de Android impide significativamente que otros procesadores de pagos integrados en la aplicación ingresen al mercado, lo que deja a los consumidores sin otras opciones cuando buscan descargar aplicaciones. No permitiremos que Google continúe monopolizando todo un sector, eliminando la competencia y perjudicando a los consumidores».

Según la demanda, la conducta de exclusión de Google cierra sustancialmente los canales de distribución de aplicaciones de la competencia. Google también requiere que los desarrolladores de aplicaciones, que ofrecen aplicaciones a través de la tienda Google Play, utilicen
Google Billing como intermediario. Este acuerdo vincula un sistema de procesamiento de pagos a un canal de distribución de aplicaciones y obliga a los consumidores de aplicaciones a pagar la comisión de Google por las compras en la aplicación que se distribuyen a través de la tienda Google Play. Esta comisión asciende hasta el 30 % y es mucho más alta que la comisión que pagarían los consumidores si tuvieran la posibilidad de elegir a uno de los competidores de Google.

La demanda alega que Google trabaja para desalentar la competencia o impedirla, violando las leyes antimonopolio federales y estatales. Google les prometió anteriormente a los desarrolladores de aplicaciones y a los fabricantes de dispositivos que mantendría el código abierto de Android, lo que permitiría a los desarrolladores crear aplicaciones compatibles y distribuirlas sin restricciones innecesarias. La demanda argumenta que Google no cumplió esa promesa.

Al prometer mantener Android abierto, Google atrajo con éxito a los OEM (fabricantes de dispositivos móviles como Samsung) y a los MNO (operadores de redes móviles como Verizon) para que adoptaran Android y renunciaran a competir con la Play Store de Google. Una vez que Google obtuvo la masa crítica de la adopción del sistema operativo Android, el gigante tecnológico se movió para cerrar el ecosistema del sistema operativo Android, y el mercado de distribución de aplicaciones Android relevante, a cualquier competencia efectiva al exigir que los OEM y MNO entraran en varias restricciones contractuales. Estas restricciones desincentivan y restringen a los OEM y MNO de competir o fomentar la competencia en el mercado relevante.

Para ver la demanda, haga clic
aquí.

Esta demanda es una de las muchas acciones emprendidas contra Google por la Oficina de la Fiscal General de Florida. En septiembre de 2019, la fiscal general Moody y una coalición bipartidista de fiscales generales
lanzó una investigación sobre las prácticas comerciales de Google.

Tras la investigación de octubre de 2020, la fiscal general Moody, junto con el Departamento de Justicia de los EE. UU. y otros 10 fiscales generales estatales,
presentaron una demanda civil antimonopolio para evitar que Google mantuviera de manera ilegal monopolios a través de prácticas anticompetitivas y excluyentes en los mercados de búsqueda y publicidad de búsquedas.

En marzo, la fiscal general Moody
presentó una demanda contra Google por múltiples violaciones a las leyes federales y estatales antimonopolio y de protección al consumidor en relación con su papel en la industria multimillonaria de publicidad en línea.

Además de la fiscal general Moody, los fiscales generales de las siguientes jurisdicciones se unieron a la demanda: Alaska, Arkansas, Arizona, California, Colorado, Connecticut, Delaware, el Distrito de Columbia, Idaho, Indiana, Iowa, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Misisipi, Misuri, Montana, Nebraska, Nevada, New Hampshire, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Carolina del Norte, Dakota del Norte, Oklahoma, Oregón, Rhode Island, Dakota del Sur, Tennessee, Utah, Vermont, Virginia, Washington y Virginia Occidental.