Protección al Consumidor

Cómo protegerse: Mercadería no Solicitada
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


¿Cuáles son sus derechos y obligaciones cuando recibe por correo mercadería que no solicitó?

Si un vendedor le envía mercadería que usted no solicitó, usted tiene el legítimo derecho de considerarla un obsequio gratuito.
Usted no tiene la obligación de devolverla y puede conservarla si lo desea.

Usted no está obligado a notificar al vendedor que conservará la mercadería, pero se recomienda tomar el recaudo de enviar una carta que especifique que tiene intenciones de conservar el envío como un obsequio gratuito, ya que, de ser necesario, esto le permitirá demostrar que usted no pidió dichos productos. Usted puede enviar la carta por correo certificado y conservar una copia de la misma junto con el comprobante de envío. Si alguna vez recibe una factura o carta en la que se especifica que usted debe dinero por mercadería no solicitada, puede abordar la situación de la misma manera, especificando en una carta a la compañía que usted nunca pidió los productos y que, por lo tanto, tiene el legítimo derecho de conservarlos en forma gratuita.

Si usted cree que la recepción de mercadería no solicitada se debe a un error de envío genuino, comuníquese con el vendedor y ofrézcale devolverla con la condición de que sea él quien pague los gastos de franqueo y manipulación.
Déle al vendedor un plazo específico y razonable, quizás 30 días, para que retire la mercadería u organice la devolución sin costo alguno para usted. Infórmele al vendedor que una vez transcurrido dicho plazo, usted se reserva el derecho de conservar la mercadería o hacer con ella lo que desee.

Los consignadores pueden hacerle llegar mercadería no solicitada si la mercadería es una muestra gratis y está marcada como tal.
Las organizaciones de beneficencia también pueden enviarle lícitamente, y sin que usted lo solicite, etiquetas de dirección, estampillas decorativas y otros productos a cambio de una colaboración. En todos los casos, usted puede conservar dichos envíos como obsequios gratuitos.

Tenga especial cuidado cuando participe de sorteos, o solicite productos que se promocionan como “gratuitos” o como "pruebas de aceptación" a un precio inusualmente bajo.
Lea la letra chica para saber si se le exigirá que haga compras en el futuro, o si debe notificarle al consignador que no desea comprar la mercadería o continuar con el sistema de “prueba de aceptación”. Lleve un registro de cada producto que usted acepte recibir en forma "gratuita" o como "prueba de aceptación" y anote cuáles son sus obligaciones a partir de dicha aceptación.

Si usted tiene dificultades relacionadas con mercadería no solicitada, intente resolver el problema con la compañía.
Si no tiene éxito, puede comunicarse con el Inspector Postal de EE.UU. de su localidad, con la División de Servicios al Consumidor, Mayo Building, Tallahassee, Florida 32399-0800, 1-800-435-7352, con la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales de su área, con la Asociación de Marketing Directo, 6 East 43rd Street, New York, New York 10017, o con la Comisión Federal de Comercio, Sucursal Correspondencia, Washington, D.C. 20580.