Protección al Consumidor

Cómo Protegerse: el Fraude en el Ámbito de la Salud
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


Todos los años la gente que intenta mejorar su salud resulta engañada por aquellos que intentan capitalizar esta tendencia hacia la prosecución de un mejor estilo de vida. Ya sea que la gente gaste su dinero en píldoras adelgazantes, curas para dejar de fumar, gimnasios, equipos de gimnasia, vitaminas, curas para el cáncer o el SIDA, o alimentos bajos en calorías, pareciera que siempre surge alguien que promete un milagro a cambio de su dinero. La siguiente información lo ayudará a distinguir entre el chanchullo y lo real.

Consulte siempre a su médico.
Consulte siempre a su médico antes de comprar o probar píldoras adelgazantes, de iniciar un programa de ejercicios o comenzar a tomar un surtido de vitaminas. Muchas píldoras adelgazantes contienen ingredientes que pueden resultar perjudiciales para las personas con hipertensión, enfermedades cardíacas o diabetes o para las embarazadas. Alguien que no realiza actividad física debe ser cauteloso con el discurso vendedor de los gimnasios que embauca y ejerce presión, y debe consultar a su médico acerca de si ese programa de ejercicios es conveniente para su estado físico actual. Además, los suplementos de vitaminas recetadas pueden ser innecesarios ya que muchos alimentos que usted ingiere todos los días ya brindan una buena provisión de vitaminas y otros nutrientes.

Vendajes reductores (body wraps), cremas para la celulitis, masajes
Los vendajes reductores, cremas anticelulíticos, masajes y otros tantos "reductores de grasa" rápidos son sólo medidas temporarias, en el mejor de los casos, y no tienen efectos duraderos sobre la grasa corporal. La única manera segura de perder peso y reducir la grasa es comer menos y hacer más ejercicio. No existen píldoras, parches, pociones o cremas mágicas que puedan hacer esto por usted.

Desconfíe de las etiquetas de los alimentos que declaran "lite" y "menor contenido graso que..."
La Administración de Alimentos y Drogas estableció estándares que regulan la fabricación de alimentos pero aún es necesario que lea las etiquetas y considere cuidadosamente las comparaciones que se hagan. Por ejemplo, un producto que declara que contiene "1/3 menos de contenido graso que las papas fritas" no es necesariamente bajo en contenido graso. Y una cena congelada "lite" con "sólo 290 no puede proveer los nutrientes suficientes, o no satisface su apetito, por lo que usted termina comiendo más de lo que hubiera comido de otra manera.

En Florida
En Florida los gimnasios deben registrarse en el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor (DASC), (DACS por sus siglas en inglés) y depositar una garantía para proteger a los consumidores en caso de que el gimnasio deba cerrar. Consulte en la DASC para ver si se depositó alguna garantía y si se presentó alguna queja o reclamo contra el gimnasio.

Curas para enfermedades devastadoras
Constantemente se promocionan curas para enfermedades devastadoras como el cáncer y el SIDA, contando con gente desesperada por pagar lo que sea para conseguirlas. La consulta a un médico y a organizaciones nacionales como American Cancer Society o la American Foundation for AIDS Research puede ayudarlo a confirmar si la promoción no es más que nada un engaño que promete milagros que probablemente nunca sucederán.