Ley del Limón

Cómo Funciona la Ley del Limón (Lemmon Law) de Florida

La Ley del Limón contempla los defectos o condiciones que afectan el uso, valor o seguridad del vehículo nuevo o de demostración de manera sustancial (llamadas "inconformidades"). Estos defectos Deben ser informados al fabricante o a su agente de servicio autorizado (usualmente, el concesionario) durante el "Período de Derechos de la Ley del Limón” (“Lemon Law Rights Period”), el cual comprende los primeros 24 meses posteriores a la fecha de entrega del vehículo al consumidor. Si el fabricante no puede hacer que el vehículo se avenga a la garantía luego de una cantidad razonable de intentos de reparar estos defectos, la ley exige que el fabricante compre este vehículo defectuoso y le reintegre el dinero del precio de compra al consumidor o le otorgue un nuevo vehículo en su reemplazo. La ley no contempla defectos provocados por accidentes, negligencia, abuso, modificación o alteraciones realizadas por personas que no fueran el fabricante o su agente de servicio autorizado. NO SE DEMORE en notificar los problemas ya que esto puede costarle protección y tiempo valioso.

Los consumidores deben MANTENER UN REGISTRO del mantenimiento y todas las reparaciones. Por cada prueba o reparación en garantía debe obtenerse una orden de reparación escrita del agente de servicio (concesionario). El consumidor debe observar la fecha en la que el vehículo fue llevado a reparación y la fecha en la que le notificaron que el trabajo estaba finalizado. También debe observar el millaje del odómetro cuando el vehículo ingresó en la tienda y cuando fue retirado después de la reparación. Los consumidores deben conservar todos los recibos o facturas de pago de los gastos relacionados con la compra/arrendamiento del vehículo y de cualquier reparación.

Si el vehículo ha sido llevado al agente de servicio por lo menos tres veces para la reparación de un mismo problema recurrente, el consumidor debe notificar por escrito al fabricante (no al concesionario) a través del correo certificado, registrado o expreso para darle una última oportunidad de reparar el vehículo. Consulte el manual de garantía o del propietario u otro suplemento escrito del fabricante para obtener el domicilio del fabricante. Con este fin se puede usar un formulario de Notificación de Defectos del Vehículo Motorizado. Haga clic aquí para ver las Instrucciones y el Formulario de Notificación de Defectos del Vehículo Motorizado. Una vez que recibe la notificación, el fabricante tiene 10 días para guiar al consumidor hacia un servicio de reparación razonablemente accesible, y luego hasta 10 días para repararlo a partir de la entrega del vehículo.

Si el vehículo entra y sale de la tienda de reparación autorizada para ser reparado por uno o más problemas diferentes por un lapso de 15 días acumulativos o más, el consumidor debe notificárselo por escrito al fabricante (no al concesionario), a través de correo certificado, registrado o expreso. Consulte el manual de garantía o del propietario u otro suplemento escrito del fabricante para obtener el domicilio del fabricante. Con este fin se puede usar un formulario de Notificación de Defectos del Vehículo Motorizado. Haga clic aquí para ver las Instrucciones y el Formulario de Notificación de Defectos del Vehículo Motorizado. Luego de que el fabricante haya recibido la notificación, el fabricante o su agente de servicio autorizado debe tener por lo menos una oportunidad para inspeccionar o reparar el vehículo. Si el vehículo permanece fuera de servicio en reparación por un total acumulativo de 30 días o más, el consumidor puede recibir el reintegro del dinero del precio de compra o un nuevo vehículo en su reemplazo.

Si el fabricante no le reintegra el dinero o no le otorga un vehículo en reemplazo, los consumidores pueden invocar sus derechos a través de uno o dos programas de arbitraje. Si el programa del fabricante estaba certificado por el Estado de Florida cuando el consumidor compró o arrendó el vehículo y la garantía u otro material escrito explicaba cómo y dónde presentar una queja en un programa certificado por el estado, la disputa debe ser sometida al arbitraje de ese programa.

Puede encontrar una lista de Fabricantes que patrocinan los programas certificados por el estado haciendo clic aquí, o para averiguar si un fabricante posee un programa certificado por el estado, los Consumidores en Florida pueden llamar a la línea directa de la Ley del Limón al (1-800-321-5366), los consumidores fuera del estado pueden llamar al (850) 488-2221. "Certificado por el estado " significa que el programa del fabricante cumple con ciertos requisitos estatales y federales y no que el programa esté administrado o patrocinado por el Estado de Florida.

La disputa no debe someterse al Consejo de Arbitraje de Vehículos Motorizados Nuevos de Florida (Florida New Motor Vehicle Arbitration Board), administrado por la Oficina del Procurador General si el fabricante no posee un programa certificado por el estado, o si el fabricante posee un programa certificado por el estado pero el programa no arriba a una decisión en 40 días, o si el consumidor no está satisfecho con la decisión del programa certificado por el estado. El consumidor inicia este proceso poniéndose en contacto con la Línea directa del la Ley del Limón (1-800-321-5366; 1-850-488-2221) para obtener un formulario de Solicitud de Arbitraje. El formulario se presenta en el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, División de Servicios del Consumidor (Department of Agriculture and Consumer Services, Division of Consumer Services) para ver si cumple con las condiciones de aceptación.

Una vez que un caso es aprobado para su arbitraje ante el Consejo de Arbitraje de Vehículos Motorizados Nuevos de Florida, se programa una audiencia dentro de los 40 días. Un panel de tres árbitros oye el caso en un lugar razonablemente conveniente para el consumidor. Las audiencias se realizan en el horario de trabajo habitual y según la Ley de Sesiones Abiertas de Florida (Florida's Open Meetings Law). Las audiencias de arbitraje se realizan en Inglés. Los consumidores que no hablan o entienden inglés deben concurrir a la audiencia con un intérprete, y el gasto corre por cuenta del consumidor. El intérprete debe ser fluido en ambos idiomas debido a que la audiencia puede contener pruebas muy técnicas que deben traducirse de manera muy precisa. Cuando finaliza la audiencia el consejo informa su decisión en forma oral y posteriormente se plasma por escrito y se envía por correo al consumidor y al fabricante.

Si el consejo determina que el vehículo es un "limón", el consumidor recibe un vehículo Nuevo o el reintegro del dinero (el Consumidor puede elegir si desea el reintegro de dinero en vez del reemplazo del vehículo), incluyendo los gastos incurridos en relación con la adquisición del vehículo (gastos colaterales) y los gastos causados directamente por el defecto sustancial que causó la indemnización (gastos incidentales). Se le realiza una deducción al consumidor por el uso del vehículo. La deducción se calcula según una fórmula establecida por ley basada en el millaje atribuible al consumidor a partir de la fecha en que se logró un acuerdo o de la audiencia de arbitraje, lo que ocurriera primero. Si el consejo decide en favor del fabricante el caso se rechaza. A menos que se presente una apelación en el tribunal de circuito dentro de los 30 días, las decisiones del consejo son inapelables. Si la indemnización no se apela, el fabricante debe cumplir con lo dispuesto dentro de los 40 días desde la fecha en la que recibió la decisión por escrito.