Protección al Consumidor

Cómo protegerse: El fraude de la pérdida de peso
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


La tentación de perder peso de inmediato sin tener que hacer dieta o ejercicios sino simplemente con una píldora mágica es irresistible para algunos consumidores. La ciencia médica aún no ha creado tal pastilla. Las promociones de pérdida de peso que ofrecen la cura mágica sólo harán adelgazar su cuenta bancaria, no su figura. La actitud en este caso es “desconfíe siempre”.

Busque las palabras mágicas
Sospeche de los anuncios que utilizan palabras mágicas como “descubrimiento innovador”, “secreto”, “exclusivo” o "milagroso". Estas palabras carecen de fundamento científico, pero son palabras que atraen su atención.

Tenga cuidado con las afirmaciones “demasiado buenas para ser verdad”
No existe una píldora que le permita perder peso en forma permanente sin hacer dieta o ejercicio. No hay una píldora que “haga desaparecer los kilos”. A menudo, estas “pastillas mágicas” son laxantes o diuréticos muy potentes que pueden ocasionar graves problemas de salud.

Desconfíe de los testimonios elogiosos
Por lo general, es imposible corroborarlos (intente encontrar a "Mary S. de la Ciudad de Nueva York"). Las clínicas de nombres extravagantes y origen europeo o asiático a menudo son falsas e inexistentes.

Consulte a su médico antes de comprar un producto para bajar de peso
Antes de comprar cualquier producto o programa de pérdida de peso, consúltelo con un médico, un nutricionista autorizado o un dietista registrado.

Averigüe si se han presentado reclamos de consumidores
Para asegurarse de que el producto o programa no tenga reclamos o litigios pendientes, comuníquese con la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales más cercana a su domicilio o con agencias gubernamentales tales como la Oficina del Procurador General, la Comisión Federal de Comercio o la Administración de Drogas y Alimentos. Si la compañía opera desde otro estado, puede llamar a las agencias y autoridades correspondientes al estado donde estén ubicadas las oficinas.