Federal ID Theft Law
Ley contra el robo de identidad (Identity Theft and Assumption Deterrence Act of 1998)

La Ley contra el robo de identidad. (Identity Theft and Assumption Deterrence Act of 1998) declara delito federal “la transferencia o uso ilícitos de medios de identificación de una persona con el objeto de cometer, asistir, o alentar cualquier actividad ilícita que constituya una violación a la ley federal, o un delito grave bajo las leyes locales o de cualquier estado.”

De acuerdo con esta ley, un nombre o número de seguridad social son considerados “medios de identificación”. También los son, números de tarjeta de crédito, números de serie electrónicos de celulares, y cualquier otro dato que pueda ser usado sólo o en conjunto con otra información, para identificar a un individuo en particular.

Las infracciones a la ley son investigadas por agencias federales que se dedican a velar por el cumplimiento de la ley, entre las que se incluyen el Servicio Secreto de los Estados Unidos (U.S. Secret Service), el FBI, el Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos (U.S. Postal Inspection Service), y la Oficina del Inspector General (SSA's Office of the Inspector General). Los casos de robo de identidad son juzgados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (U.S. Department of Justice).

En la mayoría de las instancias, una condena por robo de identidad conlleva una pena máxima de 15 años de prisión, una multa y la confiscación de cualquier propiedad personal utilizada o con miras a ser utilizada para cometer el delito. Según lo dictamina la ley, la Comisión de Sentencias de los Estados Unidos (U.S. Sentencing Commission) ha desarrollado pautas de sentencia para proveer penas apropiadas a aquellas personas culpables de robo de identidad.

Los planes para cometer robo de identidad o estafa también pueden implicar la violación de otras leyes, tales como estafas de: tarjeta de crédito, correo, giro, institución financiera o seguridad social. Cada una de estas ofensas federales es un delito grave y acarrea penas considerables (que en algunos casos alcanzan los 30 años de prisión) como así también multas y confiscación penal.

USC 1028 - Robo de Identidad
USC 1029 - Estafa de Mecanismo de Acceso (Accsess Device Fraud)
USC 1344 - Estafa Bancaria
USC 1542 - Pasaportes y Visas
USC 513 - Cheques Falsos y Adulterados

Ejemplos de casos recientes

En el Distrito Sur de la Florida, una mujer fue acusada y se declaró culpable, de cargos federales que involucraban la obtención fraudulenta de una licencia de conducir a nombre de la víctima, el uso de este documento para extraer más de $13,000 de la cuenta bancaria de la víctima, la obtención de cinco tarjetas de crédito de establecimientos comerciales, más gastos cargados a estas tarjetas por aproximadamente $4,000.

En el Distrito Medio de la Florida, una persona fue acusada de estafa bancaria por obtener nombres, direcciones y números de seguridad social de un sitio Web, y usarlos luego para solicitar préstamos para vehículos, vía Internet.

En el Distrito central de California, una mujer se declaró culpable de cargos federales por usar un número robado de seguridad social para obtener miles de dólares en crédito y luego declarar la bancarrota utilizando el nombre de la víctima. Más recientemente un hombre fue acusado, se declaró culpable y fue sentenciado a prisión por 27 meses, por obtener información bancaria privada sobre los clientes de una compañía aseguradora y usar esa información para depositar $746,000 en cheques falsos a una cuenta abierta con éste propósito.

En Kansas un acusado se declaró culpable de conspiración, estafa con el cuentakilómetros y estafa por correo, por operar un plan de “recorte” en cuentakilómetros de autos usados. El acusado utilizó identidades falsas y robadas, incluyendo las de difuntos, para obtener documentos de identificación falsos y títulos de propiedad de automotor fraudulentos.

En el distrito central de California, dos de tres acusados se declararon culpables de robo de identidad, estafa bancaria, y otros cargos en conexión a un plan para abrir cuentas bancarias con identificación auténtica y falsa, depositar cheques del Tesoro de los Estados Unidos, que habían sido robados del correo, y luego extraer fondos de aquellas cuentas.