Attorney General Ashley Moody News Release
November 18, 2021
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Fiscal general Moody desafía el mandato ilegal de vacunación que amenaza con exacerbar la crisis de escasez de trabajadores de la salud

TALLAHASSEE, Fla.—La fiscal general Ashley Moody demanda a la administración de Biden por el mandato ilegal de vacunación de CMS que amenaza con exacerbar la escasez de trabajadores de la salud. El mandato ilegal se produce cuando la nación ya está experimentando lo que algunos denominan la peor crisis laboral en el cuidado de la salud de la que se tenga memoria. Más del 90 % de los centros de atención a largo plazo en Florida informan sobre la escasez de personal y el mandato ilegal del presidente Biden empeorará la situación. Una encuesta publicada en octubre informó que más del 70 % de los trabajadores no vacunados renunciarían a un trabajo si la vacunación fuera un prerrequisito para el empleo. Muchos trabajadores de la salud tienen inmunidad natural; sin embargo, el mandato ilegal de CMS no hace una excepción para aquellos que contrajeron previamente la COVID-19.

La fiscal general Ashley Moody dijo: “Al ver caer de manera abrupta los índices de aprobación de su trabajo y perder el control de la narrativa de los medios, el presidente Biden, quien una vez elogió a estos profesionales médicos como héroes que sacrificaban su seguridad para salvar a los estadounidenses de la COVID, ahora los abandona en un intento débil de sumar puntos políticos en el peor momento posible: tomando otra decisión política desastrosa basada en la política justo cuando el agotamiento por la pandemia está reduciendo nuestras filas de atención médica y creando una grave escasez de personal.

Afortunadamente, la ley está de nuestro lado y Florida tiene una Fiscal General que no tiene miedo de oponerse a la extralimitación federal ilegal. Presenté una impugnación para poner fin a la orden de vacunación de CMS, para proteger a los médicos, enfermeras y otros profesionales médicos, así como la estabilidad de toda la industria del cuidado de la salud, contra el mandato ilegal de esta administración hambrienta de poder que obliga a los floridanos a elegir entre mantener a sus familias y su autonomía de atención médica”.

El gobernador Ron DeSantis dijo: “Les dije a los floridanos que protegeríamos sus trabajos y hoy lo hicimos ley. Nadie debería perder su trabajo debido a los mandatos de mano dura relacionados con la COVID y teníamos la responsabilidad de proteger los medios de subsistencia de la gente de Florida. Le agradezco a la fiscal general Ashley Moody por luchar contra los mandatos inconstitucionales y por unirse a mí para defender la libertad”.

La fiscal general Moody presentó la Demanda por Orden de Restricción Temporal en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de Florida en Pensacola. La demanda nombra al secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE. UU., Xavier Becerra, al HHS, a la administradora de los Centros para Medicare y Medicaid de EE. UU., Chiquita Brooks-Lasure, y a CMS. La demanda exige que el tribunal prohíba y anule inmediatamente el mandato de vacunación de CMS.

Según la demanda presentada el miércoles por la tarde, Florida podría perder millones de dólares en pagos a Medicaid y Medicare como resultado del mandato. Los centros de salud pueden perder pacientes, ya que se espera que muchos profesionales médicos renuncien en lugar de verse obligados a recibir la vacuna. Los floridanos podrían perder la atención experta y conveniente, ya que la renuncia masiva se produciría en medio de una de las peores situaciones de escasez de personal de atención médica en la historia de la nación, si ya no es la peor.

La demanda describe la naturaleza ilegal del mandato ya que CMS carece de autoridad para imponerlo; no consultó con los estados antes de implementar el requisito de vacunación; y no permitió comentarios sobre el mandato antes de su implementación. Por último, la acción es arbitraria y caprichosa por múltiples razones, incluido el hecho de que CMS ignoró la escasez de personal que el mandato exacerbará.

Según el mandato publicado el 5 de noviembre, los trabajadores de la salud en las instalaciones que reciben fondos de Medicare o Medicaid en Florida tienen hasta el 6 de diciembre para recibir al menos una dosis de la vacuna contra la COVID-19. La fecha límite para «vacunarse completamente» es el 4 de enero de 2022. Para ver la demanda, haga clic
aquí.

A principios de este mes, la fiscal general Moody inició acciones legales contra el mandato ilegal de vacunación para los trabajadores de empresas con 100 o más empleados. El Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos tomó un caso similar y rápidamente emitió una suspensión del requisito ilegal. Para obtener más información, haga clic
aquí.

En octubre, la fiscal general Moody presentó una demanda contra la administración de Biden para detener el requisito ilegal de que los contratistas del gobierno federal se aseguren de que todos los empleados reciban la vacuna contra la COVID-19. Para obtener más información, haga clic
aquí.

En septiembre,
La fiscal general Moody le advirtió al presidente Biden que desistiera de sus intentos de imponerles los mandatos ilegales de vacunación a los floridanos. Como el presidente no hizo caso de la advertencia, se volvió necesario tomar las acciones mencionadas anteriormente.