Attorney General Ashley Moody News Release
August 27, 2021
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Fiscal general Moody busca confirmación de que la administración de Biden defenderá fielmente la ley federal de inmigración

TALLAHASSEE, Fla.—La fiscal general Ashley Moody envió hoy una carta al fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, para garantizar que la administración de Biden defenderá fielmente un estatuto federal de inmigración de larga data que prohíbe el reingreso ilegal a los Estados Unidos por parte de extranjeros ilegales. Se unen a la fiscal general Moody en la solicitud los fiscales generales de otros 19 estados.

La fiscal general Ashley Moody dijo: «El presidente no tiene el poder de elegir las leyes que debe hacer cumplir; debe asegurarse de que todas las leyes de los Estados Unidos se ejecuten fielmente. Necesitamos tener la seguridad de que la administración de Biden defenderá las leyes federales de inmigración aprobadas desde hace mucho tiempo para proteger a los estadounidenses. El presidente debe priorizar la seguridad y protección del pueblo estadounidense sobre los juegos políticos imprudentes.

“Hoy, me uno a mis colegas de todo el país para garantizar que el Departamento de Justicia de Biden defienda un estatuto federal de inmigración de larga data. La seguridad de nuestra nación depende de ello”.

La carta busca garantías por escrito antes del 17 de septiembre de que el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. Defenderá la 8 U.S.C. § 1326, ley que rige el reingreso ilegal. La carta se da después de un fallo reciente de un tribunal de distrito en el que el Juez Principal del Tribunal de Distrito de los EE. UU. para el Distrito de Nevada anuló la ley sobre la base infundada de que la ley es inconstitucional.

A los fiscales generales estatales les preocupa que el Departamento de Justicia siga patrones recientes de eludir su deber al no defender la ley, señalando múltiples ejemplos en los que la administración de Biden ha demostrado un hábito de “formular políticas mediante la rendición estratégica conveniente” en litigios.

Esto es particularmente preocupante dada la crisis fronteriza sin precedentes de Estados Unidos. En julio, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos informó de más de 200,000 encuentros con migrantes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, la cifra mensual más alta en 21 años.

Recientemente, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reconoció que el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. ha perdido el control de la frontera, lamentando que la situación actual es insostenible, que no puede continuar, que el sistema está a punto de romperse y que vamos a perder.

En la carta, los fiscales generales explican que la defensa de la ley federal de inmigración es una de las herramientas más vitales disponibles para el gobierno de los Estados Unidos para mitigar la crisis fronteriza.

Los fiscales generales escribieron:

“Dado que la seguridad fronteriza había llegado al punto de ruptura antes de que la jueza Principal Du emitiera su opinión, imagínense lo que les espera si anuncian su intención de no apelar: un anuncio que, en efecto, les diría a los extranjeros ya deportados que pueden volver a intentar reingresar otra vez. De hecho, aceptar la opinión del tribunal de distrito equivaldría a anunciar la legalización del reingreso ilegal. Además, según el razonamiento del tribunal de distrito, es posible que Estados Unidos no pueda hacer cumplir ninguna ley de inmigración, que por su naturaleza impacta de manera desigual en los muchos miles de millones de personas que viven fuera de nuestras fronteras.

Aunque el DOJ presentó un aviso de apelación, ese aviso no requiere que el DOJ apele en última instancia esta decisión monumentalmente incorrecta. Los fiscales generales solicitaron que el fiscal general Garland les asegure por escrito antes del viernes 17 de septiembre que el Departamento de Justicia defenderá fielmente la ley.

Para leer una copia de la carta, haga clic
aquí.

Se unen a la fiscal general Moody los fiscales generales de los siguientes estados: Alabama, Arizona, Arkansas, Georgia, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Misisipi, Misuri, Montana, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Texas, Utah y Virginia Occidental.