Attorney General Ashley Moody News Release
January 30, 2019
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Consumidores reciben reembolsos por el cierre de Camp Warrior

TALLAHASSEE, Fla.—La procuradora general Ashley Moody anunció hoy reembolsos para los consumidores que son padres de los campistas que planeaban asistir al campamento de verano ahora cerrado. Los reembolsos llegan después de una investigación y un litigio presentada por la Oficina de la Procuradora General de Florida que dio como resultado un fallo por consentimiento contra Camp Warrior, LLC, Camp Indian Springs y su propietario, Derek Hart. Según la investigación, los acusados aceptaron depósitos de los consumidores antes de cerrar en junio de 2018 y no les reembolsaron el dinero a los consumidores. La orden judicial proporciona la restitución completa a todos los consumidores afectados que solicitaron un reembolso.

La procuradora general Ashley Moody dijo: «Estos padres gastaron mucho tiempo y dinero averiguando sobre campamentos de verano y haciendo reservas para sus hijos. Sin embargo, cuando llegó el momento de enviar a sus hijos a este campamento, no existía un lugar al que pudieran ir. La conducta de los acusados no solo les costó a los padres cientos de dólares, sino que también arruinaron los planes para docenas de niños y niñas de Florida. Afortunadamente, nuestra División de Protección al Consumidor actuó de manera rápida y lanzó una investigación. Ahora el campamento está cerrado de manera definitiva y los padres recibirán sus reembolsos».

La investigación de la División de Protección al Consumidor de la procuradora general descubrió que Camp Warrior no obtuvo los permisos de habilitación necesarios para operar un campamento de verano en el condado de Jefferson. Unos pocos días después de la apertura, funcionarios del Departamento de Salud del condado de Jefferson cerraron el campamento por razones sanitarias y de seguridad y dejaron a los padres luchando por encontrar lugares alternativos para sus hijos, en ocasiones pagando por otro campamento de verano.

Los padres pagaron montos de entre $650 y $900 por hijo por cada semana del programa Camp Warrior. Camp Warrior no otorgó los reembolsos de manera directa, aunque algunos consumidores recibieron el reintegro del dinero a través de las compañías de tarjetas de crédito.

El fallo ordena prohibirles a Hart y a las compañías controlar un campamento residencial o de día o las cuentas bancarias de cualquier campamento residencial o de día. Además, se les prohíbe a los acusados aceptar pagos por servicios o productos antes de proporcionar el producto o servicio durante 10 años.