Attorney General Pam Bondi News Release
October 19, 2017
Contact: Whitney Ray
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Se logra acuerdo con General Motors por $120 Millones por interruptor de encendido defectuoso

TALLAHASSEE, Fla.—La procuradora general Pam Bondi, otros 48 procuradores generales y el Distrito de Columbia anunciaron hoy un acuerdo de protección al consumidor por $120 millones con General Motors Company (GM) sobre imputaciones de que GM ocultó temas de seguridad relacionados con defectos del interruptor de encendido en los vehículos de GM. Este acuerdo pone fin a una investigación de varios estados sobre la incapacidad del fabricante de vehículos de dar a conocer de manera oportuna defectos de seguridad conocidos en varios modelos de vehículos de GM.

En 2014, GM emitió siete llamadas a revisión de vehículos en respuesta a problemas relacionados con la rotación de la llave y con el interruptor de encendido que afectaban a más de nueve millones de vehículos en Estados Unidos. Las llamadas a revisión comprendían un interruptor de encendido defectuoso que, bajo ciertas circunstancias, podía moverse desde la posición de funcionamiento hacia la posición accesoria o de apagado. Si esto ocurría, el conductor experimentaba la pérdida de los sistemas eléctricos, incluso de la dirección asistida y de los frenos asistidos. Si ocurría un choque mientras el interruptor de encendido estaba en la posición accesoria o de apagado, también podía fallar el despliegue del airbag de seguridad, lo que aumentaba el riesgo de lesiones graves o muertes en algunos tipos de choques en los cuales el airbag normalmente debería desplegarse.

Se cree que algunos empleados de GM y de General Motors Corporation, las cuales entraron en bancarrota en 2009, sabían ya desde 2004 que el interruptor de encendido presentaba un defecto de seguridad porque podría hacer que el airbag no se desplegara. A pesar de saberlo, el personal de GM decidió que el defecto no representaba una preocupación de seguridad y retrasó las llamadas a revisión. GM continuó promocionando la confiabilidad y seguridad de los vehículos motorizados equipados con este interruptor de encendido defectuoso.

Como parte de la sentencia acordada por las partes, GM:

· no afirmará que un vehículo motorizado es seguro a menos que GM haya cumplido con los estándares Federales de Seguridad de Vehículos Motorizados aplicables a los vehículos motorizados;

· no afirmará que los vehículos usados certificados son seguros, han sido reparados por temas de seguridad o han sido inspeccionados de manera rigurosa, a menos que dichos vehículos no sean objeto de llamados a revisión abiertos relacionados con temas de seguridad o hayan sido reparados de conformidad con dicho llamado;

· informará a los concesionarios que todas las reparaciones aplicables según el llamado a revisión deben completarse antes de que cualquier vehículo de GM vendido en EE. UU. y esté comprendido en el llamado a revisión sea elegible de certificación; y

· si hay un llamado a revisión de cualquiera de los vehículos usados certificados vendidos en EE. UU., la reparación exigida debe completarse antes de que el vehículo sea entregado al cliente.

· Como parte del acuerdo de protección al consumidor, GM también acordó pagarles a los procuradores generales participantes un total de $120 millones, de los cuales la parte correspondiente a Florida asciende a más de $6 millones.

La aprobación judicial del acuerdo está pendiente.

Para acceder a una copia del acuerdo, haga clic
aquí.