Attorney General Ashley Moody News Release
September 23, 2022
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

La fiscal general Moody obtiene una sentencia de prisión de 25 años para estafadora que robó los ahorros de toda la vida de ocho adultos mayores de Florida

TALLAHASSEE, Fla.—La Oficina del Fiscal Estatal (OSP, por sus siglas en inglés) de la fiscal general Ashley Moody obtuvo una sentencia de prisión de 25 años para una mujer que estafó a ocho personas mayores de Florida, incluido un oficial de policía retirado. Un jurado encontró a Susan Anderson culpable de realizar robo de identidad y esquemas fraudulentos, robando casi $2 millones de familiares y amigos. En la sentencia, el Honorable Juez Steven Toner señaló que los hechos del caso fueron algunos de los más horribles que jamás se hayan presentado en su sala del tribunal.

La fiscal general Ashley Moody dijo: “Esta mujer mintió acerca de tener cáncer terminal y obligó a su familia a pedir dinero a amigos para ayudar a pagar el tratamiento que no necesitaba y nunca recibió. Sus mentiras convencieron a ocho adultos mayores de Florida de agotar los ahorros de toda su vida para ayudarla. Estos son delitos atroces, pero gracias a mi Oficina del Fiscal Estatal, ahora cumplirá 25 años tras las rejas por estafar a adultos mayores de Florida”.

El comisionado del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida, Mark Glass, dijo: “Este es uno de los casos de fraude más atroces que nuestros agentes hayan investigado en el FDLE. Las mentiras compulsivas, la falta de remordimiento y el comportamiento intrigante de Anderson dañaron a su propia familia y amigos y la llevaron a una larga sentencia de prisión. Les agradezco a nuestros agentes por su gran trabajo de investigación en este caso y a la Oficina del Fiscal Estatal de la FG Moody por garantizar que esta sospechosa pase mucho tiempo tras las rejas”.

Según una investigación realizada por el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida, Anderson usó múltiples esquemas desde mayo de 2017 hasta agosto de 2020 para defraudar a familiares y amigos y se detuvo solo cuando fue encarcelada por cargos no relacionados. Las víctimas testificaron haber perdido los ahorros de toda su vida en los esquemas. Algunas víctimas no pudieron pagar las facturas de los servicios públicos, incluidos la electricidad y el agua, e incluso tuvieron que pedir prestados cubos de agua a los vecinos para llenar los baños.

En la primera maniobra Anderson convenció a sus padres de que un ladrón de identidad había atacado el negocio familiar, lo que supuestamente provocó la necesidad de contratar a un abogado local de confianza del condado de Hillsborough para resolver el problema. Anderson engañó a las víctimas para que pagaran grandes sumas de dinero creando correos electrónicos del abogado, creando documentos judiciales fraudulentos, recibos del secretario del tribunal y actuando como otras organizaciones oficiales, incluida la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Anderson también creó correos electrónicos fraudulentos de un médico que afirmaba diagnosticar a Anderson con cáncer terminal. Luego le pidió a su familia que la ayudara a pagar el tratamiento de quimioterapia. Cuando se quedaron absolutamente sin dinero, al punto de perder su casa, la familia les rogó a los vecinos y amigos por dinero para el tratamiento. Un médico nunca le diagnosticó cáncer a Anderson.

Luego del procesamiento por parte de la OSP de la fiscal general Moody, Anderson se declaró abierta a los siguientes delitos graves de primer grado, con la esperanza de una mejor sentencia de la corte: un cargo de esquema organizado para defraudar, tres cargos de hurto mayor en primer grado contra personas de 65 años de edad o mayores y tres cargos de hurto mayor en segundo grado de personas de 65 años o mayores. El juez sentenció a Anderson a 25 años en el Departamento Correccional de Florida, seguidos de cinco años de libertad condicional.