Attorney General Pam Bondi News Release
November 4, 2011
Media Contact: Jenn Meale
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

La Oficina de la procuradora general Bondi y el Departamento de Policía de Miami-Dade arrestan a una pareja por estafar al programa Medicaid en casi medio millón de dólares

TALLAHASSEE (Fla.)—La procuradora general, Pam Bondi, anunció hoy que una
pareja de Miami-Dade está detenida después de que se la acusara de estafar al programa Medicaid de Florida por casi $500,000. La Unidad de Control de Fraude contra Medicaid de la procuradora general y el Departamento de Policía de Miami-Dade detuvieron a Maratib Hashmi y a Nasim Hashmi, ambos de 61 años, de Miami, por órdenes de arresto libradas por la Unidad de Control de Fraude contra Medicaid de la Procuradora General.

“Un sólo centavo facturado de manera fraudulenta que represente un gasto para el Estado es inaceptable. Estoy complacida de, junto con el Departamento de Policía de Miami-Dade, haber arrestado a dos individuos que le causaron al Estado un gasto de casi medio millón de dólares”, dijo la procuradora general, Pam Bondi.

Basándose en información recibida de parte de la Agencia para la Administración de Atención de la Salud, la Unidad de Control de Fraude contra Medicaid de la Procuradora General condujo una investigación que reveló que los acusados, propietarios de
L’Image Physical Therapy and Rehabilitation, Inc. en el condado de Miami-Dade, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicaid por terapias suministradas por terapeutas sin licencia y
facturaban de más por el trabajo realizado por los terapeutas asistentes. Los acusados recibieron más de $484,000 de parte de la Agencia para la Administración de Atención de la Salud por estos reclamos falsos.

Maratib Hashmi y Nasim Hashmi están acusados de fraude a Medicaid, hurto mayor
y maniobra organizada para estafar, todos ellos delitos graves de primer grado. También están acusados de asociación ilícita para cometer fraude a Medicaid, delito grave de segundo grado. Si se los declara culpables enfrentarán hasta 105 años de cárcel y multas de más de $2 millones. La Oficina del Fiscal Estatal de la Procuradora General está a cargo del procesamiento de la causa.