Attorney General Pam Bondi News Release
July 23, 2014
Contact: Whitney Ray
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Procuradora general Pam Bondi clausura criadero de cachorros en Jacksonville

TALLAHASSEE, Fla.— La Oficina de la procuradora general Pam Bondi obtuvo una medida cautelar (injunction) temporaria y congelamiento de activos contra cinco residentes de Jacksonville por supuestas importación, cría y venta ilegales de cachorros de bulldog inglés. Brook Anthony Roque, Anthony Rene Roque, Glenda Chester Roque, Kassaundra Ann Buttram y Michelle Lee Echols operaban Five Star Bulldogs, Grand Bulldogs, Matrix Bulldogs, Brook’s Bullies y Remarkabull y utilizaban varios sitios web para ofrecer las ventas. Los acusados vendieron, al parecer, más de 700 bulldogs ingleses por valores que van de $1,500 a $2,300 cada uno, con un total de más de $1 milllón de ganancias potenciales. Muchos de los cachorros vendidos sufrían defectos congénitos, parásitos u otros problemas graves de salud o de comportamiento.

“Supuestamente estos individuos no solo engañaban a las familias que buscaban comprar una mascota familiar sana y debidamente certificada sino que también ponían en peligro la salud de los cachorros para hacer dinero”, dijo la procuradora general Pam Bondi.

Según la investigación, los acusados criaban perros junto con otros diez criadores e importaban ilegalmente cachorros de cinco semanas desde Colombia, Sudamérica. Al parecer, operaban sin autorización de crianza y no ponían a los cachorros importados en cuarentena según lo dispuesto por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los acusados anunciaban que sus perros venían con un certificado válido de salud que prueba que habían recibido las vacunas correspondientes, una garantía de salud, un pedigrí y podían recibir un certificado del American Kennel Club (AKC). Supuestamente, los acusados no entregaban a los consumidores el certificado de salud requerido titulado "Official Certificate of Veterinary Inspection" (Certificado Oficial de Inspección Veterinaria) que certifica que los perros estaban examinados por un veterinario autorizado y habían recibido las vacunas debidas o atención veterinaria. Los acusados tampoco notificaban al consumidor por escrito qué derechos tienen los consumidores en virtud de la ley de Florida. En cambio, al parecer, los acusados falsificaban certificados de salud y, más tarde, los consumidores descubrían que sus perros sufrían defectos congénitos, parásitos u otros problemas graves de salud o de comportamiento. Además, a los consumidores se les negaba el registro en el AKC debido a que los acusados tenían sus privilegios suspendidos en AKC, o se enteraban de que los documentos de AKC de su perro contenían información falsa. Por ejemplo, un certificado del AKC con el pedigrí y linaje del perro tenía la fecha de nacimiento del cachorro anterior a la fecha de la madre.

La demanda busca una medida cautelar (injunction), la restitución a los consumidores, multas y honorarios de abogados y costos judiciales. La medida cautelar temporaria prohíbe a los acusados participar en toda actividad relacionada con la oferta, importación, cría o venta de perros. El congelamiento de activos prohíbe a los acusados ocultar o malgastar activos que podrían utilizarse para la restitución a los consumidores.