Attorney General Ashley Moody News Release
December 5, 2019
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Autor de fraude en bienes raíces condenado a 10 años de cárcel

TALLAHASSEE, Fla.— La Oficina del Fiscal Estatal de la procuradora general Ashley Moody obtuvo hoy una larga condena a prisión para un acusado de organizar un plan de fraude en operaciones inmobiliarias. En septiembre, un jurado del condado de Orange halló culpable a Miguel López de robo de mayor cuantía y asociación ilícita, delitos graves de primer grado. Hoy los fiscales estatales de la Procuradora General obtuvieron una condena a 10 años de cárcel para López por utilizar un plan de inversiones falsas en bienes raíces para defraudar floridanos en más de medio millón de dólares.

La procuradora general Ashley Moody dijo: “Las estafas en bienes raíces están diseñadas para engañar a inversionistas nuevos o inexpertos para que entreguen miles de dólares, a menudo del dinero que están ahorrando para su retiro. Al menos una de las víctimas en este caso invirtió un fondo completo de retiro en este acuerdo inmobiliario fraudulento. Los floridanos tienen que mantenerse en alerta, si algo parece demasiado bueno para ser real, entonces es probable que sea una estafa. Afortunadamente, la persona responsable de este esquema quedará encerrada por mucho tiempo y no podrá estafar a personas que intentan invertir para el futuro”.

Según la investigación, López trabajó con su esposa Leaza, cómplice, para reunir más de $500,000 de amigos cercanos y vecinos a través de una estafa con inversiones inmobiliarias fantasmas. López propuso a las víctimas asociarse con él en un proyecto inmobiliario para vender una casa con fines de lucro. Los López usaban la misma casa como objeto de una oferta que se dio a ocho parejas diferentes. Asimismo, los López perdieron la venta de la casa en el medio de la estafa, pero eso no les impidió usarla como carnada. Una víctima invirtió un fondo completo de retiro de $82,500 en el proyecto.

Los López utilizaron el dinero que obtenían estafando para mantener su estilo de vida, como el alquiler de una casa costosa, la compra de numerosos vehículos de lujo, vacaciones y matrículas en colegios privados para sus hijos. López nunca puso el dinero en una cuenta de depósitos en garantía como había prometido.

Miguel López trabajaba en seguros y tenía experiencia en corretaje de hipotecas y Leaza López trabajaba como agente de bienes raíces. Leaza López declaró en un caso de fraude anterior que ocurrió inmediatamente antes de esta causa por fraude y está cumpliendo actualmente una condena a seis años de cárcel.

El fiscal estatal adjunto principal de la procuradora general Moody, Robert Finkbeiner, y el fiscal estatal adjunto Mitchell Cooper procesaron la causa.