Attorney General Ashley Moody News Release
February 17, 2021
Contact: Kylie Mason
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

Procuradora General Moody y fiscales estatales obtienen sentencia de 30 años de prisión para líder de secta culpable de asesinato

TALLAHASSEE, Fla.—La Oficina del Fiscal Estatal de la Procuradora General Ashley Moody obtuvo hoy una sentencia de 30 años de prisión para Anna Young, una líder de culto de 79 años, quien se declaró culpable del asesinato de un niño pequeño a fines de la década de 1980. Young confinó al niño a un armario, sin comida ni agua, hasta que más tarde otros miembros de la secta lo encontraron muerto.

La procuradora general Ashley Moody dijo: “Es incognoscible comprender los horrores que esta mujer ha causado. Afortunadamente, a los 79 años, lo más probable es que muera en prisión y nunca más pueda dañar, torturar o matar a otro ser humano. Estoy agradecida por el arduo trabajo de mis fiscales estatales para asegurar una sentencia de prisión sólida para esta delincuente ciertamente vil".

Las fuerzas de seguridad arrestaron a Young en noviembre de 2017 por el asesinato del niño Emon Harper a fines de la década de 1980. La madre de Emon le confió el niño a un amigo de la familia en Chicago después de afirmar que no estaba en condiciones de cuidarlo. Este amigo de la familia llevó a Emon a la House of Prayer for All People (casa de oración para todos) en Florida. Young poseía y operaba House of Prayer, un culto religioso con sede en Micanopy. Young asumió el cuidado de Emon, a quien llamó Moisés, y luego lo hizo pasar hambre, lo golpeó y lo confinó a un armario varias veces. En una oportunidad, los miembros del culto notaron que Emon nunca regresó y más tarde encontraron al niño inconsciente en una canasta de paja delgada dentro del armario de Young.

Young, junto con su esposo, Robert Davidson, y un compañero creyente, comenzó House of Prayer en Micanopy en 1983. El culto practicaba estrictamente el Antiguo Testamento, vestía túnicas largas y seguía una dieta levítica. House of Prayer alcanzó su mayor cantidad de miembros con 24 personas, todas viviendo en el complejo.

Young abandonó el culto en 1992 después de ser incluida en una lista de buscados por el abuso de un niño de 12 años, a quien Young bañó en una tina de lavandina y luego ató a los postes de la cama para que el niño no pudiera tocarse las llagas abiertas en su cuerpo. Durante los siguientes nueve años, Young estuvo huyendo, se quedó por un corto tiempo en Georgia, Ohio y regresó a su ciudad natal de Chicago. Más tarde, las autoridades encontraron a Young en un ático en Alton (Illinois). Posteriormente, Young cumplió seis meses en la cárcel por un cargo de abuso infantil.

Durante los últimos 15 años o más, Young vivió en Marietta (Georgia). Las acusaciones de que Young asesinó a Emon surgieron cuando la hija de Young reveló la conducta de su madre y otros miembros de la secta corroboraron la historia de la hija. Un gran jurado de Florida acusó a Young en noviembre de 2017, y fue arrestada en Georgia al día siguiente.

Desde entonces, Young se declaró culpable de asesinato en segundo grado por la muerte de Emon Harper. Como parte de la negociación de la declaración de culpabilidad, Young también se declaró culpable de homicidio involuntario por la muerte de otra niña, Katonya Jackson, en 1984. Al igual que con Emon, Young asumió el cuidado de Katonya y no le proporcionó la medicación necesaria. El Honorable Juez Moseley condenó a Young a 30 años de prisión.

El fiscal estatal Brian Kramer designó a los fiscales estatales de la procuradora general Moody para llevar el caso de asesinato de hace décadas. Los fiscales estatales Cass Castillo y Jamie Whiteway procesaron este caso.