Attorney General Pam Bondi News Release
August 24, 2016
Contact: Whitney Ray
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

La procuradora general Bondi detiene estafa por varios millones de dólares en soporte técnico

TALLAHASSEE, Fla.— Esta semana, la procuradora general Pam Bondi obtuvo una orden judicial para clausurar temporariamente una compañía de soporte técnico que, junto a sus propietarios, supuestamente engañó a los consumidores para sacarles más de $25 millones. La empresa estafadora operaba como Client Care Experts, anteriormenente conocida como First Choice Tech Support, LLC, y es propiedad del CEO Michael Seward y su socio, Kevin McCormick. Los demandados dirigían la estafa en soporte técnico desde una central de telemercadeo en Boynton Beach y empleaban más de 200 operadores de telemercadeo en el lugar.

La orden sigue al intento de los demandados de disolver una orden anterior obtenida por la Oficina de la procuradora general Bondi que clausuraba temporariamente la empresa, congelaba los activos de los demandados para preservar los fondos destinados a la restitución a los consumidores y designaba un síndico para supervisar la operación hasta la conclusión de la causa. Esta semana, la corte denegó la solicitud de los demandados de disolver la orden anterior y la mantuvo vigente a la espera de la sentencia definitiva.

"Los floridanos confían en las computadoras para comunicarse con familia y amigos, hacer compras y realizar negocios, y cuando los estafadores apuntan a estos dispositivos, pueden asustar y frustrar a los consumidores, en especial a nuestros mayores. Es por este motivo que estoy trabajando con diligencia para identificar y detener las estafas en soporte ténico contra los floridanos", dijo la procuradora general Bondi.

La demanda original de la procuradora general Bondi sostiene que los demandados utilizaban tácticas engañosas de mercadeo para crear ventanas emergentes con alarmas que aparecían en las computadoras de los consumidores y afirmaban que las computadoras estaban infectadas. Las alarmas emergentes indicaban a los consumidores que se pusieran en contacto con un número para llamadas gratuitas que se conectaba a la central de telemercadeo de los demandados. Una vez que se conectaban con la central, vendedores inescrupulosos, que se hacían pasar por técnicos en computación, decían que hacían un test diagnóstico de la computadora que descubría programas malignos ("malware") en los dispositivos. Los vendedores luego convencían a los consumidores de gastar un promedio de $250 para arreglar las computadoras.

La demanda solicita una medida cautelar ("injunction") que prohíba a los demandados ejercer prácticas comerciales engañosas y también busca la restitución total para los consumidores perjudicados por las actividades de los demandados. Tras la denegatoria de la solicitud de los demandados de disolver la orden, avanzará la causa.

Para ver la demanda, hacer clic aquí.

Para ver la orden judicial que otorga la medida cautelar (injunction) temporaria y congela los activos, haga clic aquí.

Para ver la orden judicial que deniega la solicitud de los demandados de disolver la orden cautelar, haga clic aquí.