Attorney General Pam Bondi News Release
November 29, 2012
Media Contact: Jenn Meale
Phone: (850) 245-0150

Print Icon Print Version

La Oficina de la Procuradora General Bondi anuncia el arresto de residentes del condado de Miami-Dade por fraude a Medicaid


TALLAHASSEE (Fla.) –La Unidad de Control de Fraudes de la Procuradora General Pam Bondi y el Departamento de Policía de Miami-Dade hoy detuvieron a tres residentes del condado de Miami-Dade por fraude a Medicaid y hurto mayor. Se cree que Noriel Batista, propietario de Westchester Pharmacy, Eduardo Marcos-Mone, farmacéutico y Barbara Iglesias, beneficiaria de Medicaid, participaron en una maniobra que resultó en la facturación por más de $143,000 al programa Medicaid por medicamentos recetados que nunca se entregaron. La Oficina del Fiscal Estatal de la Procuradora General Bondi procesará el caso y los acusados podrían enfrentar un total acumulativo de 130 años de cárcel y $770,000 en multas.


“Facturarle al programa Medicaid por recetas que nunca se entregaron no es solo poco ético sino que fundamentalmente también roba el dinero de los contribuyentes”, expresó la Procuradora General Pam Bondi. “Gracias a nuestra gran colaboración con el Departamento de Policía de Miami-Dade, pudimos mantener la integridad del programa Medicaid de Florida”.

Según la investigación, entre 2008 y 2011, Westchester Pharmacy reclutó a beneficiarios de Medicaid ofreciéndoles pagos en efectivo por sus recetas a cambio de recibir sus medicamentos recetados. Batista luego le facturaba al programa Medicaid por los medicamentos que, en realidad, nunca se entregaron.

Tanto Batista como Marcos-Mone están acusados de un cargo de primer grado de fraude a Medicaid y un cargo de primer grado de hurto mayor. Si los declaran culpables, Batista y Marcos-Mone enfrentarán hasta 60 años de prisión y más de $375,000 en multas cada uno. Iglesias está acusada de un cargo de tercer grado de fraude a Medicaid y un cargo de tercer grado de hurto mayor. Si la declaran culpable, enfrentará hasta 10 años de prisión y más de $20,000 en multas.