Boletin semanal del Procurador General
Volume 9, Issue 21 • June 8, 2011

Estimados floridanos:

Estoy satisfecha con los alegatos orales que hoy presentamos ante el Tribunal de Apelación del 11.º Circuito en nuestra objeción a la ley federal de atención de la salud. Los jueces estaban muy bien preparados y comprometidos, y nuestro fiscal, Paul Clement, tuvo un desempeño excelente.

El gobierno federal no pudo refutar nuestro argumento de que el mandato individual constituye una intromisión sin precedentes en la libertad individual, ni tampoco pudo limitar por principios el poder del Congreso. En síntesis, el gobierno federal no justificó la decisión del Congreso, por primera vez en la historia estadounidense, de forzar a los ciudadanos a comprar un producto.

Me ha resultado muy alentadora la respuesta del juez a nuestros argumentos con los cuales sostenemos que la expansión de Medicaid dispuesta por la ley de atención de la salud ejerce una coacción inconstitucional en los estados al forzarlos a asumir miles de millones en costos de Medicaid que no reciben compensación. La ley de atención de la salud excede en gran medida la autoridad legítima del Congreso.

Espero una rápida decisión del Tribunal de Apelaciones del Circuito 11.º y ansío que la Corte Suprema de EE. UU. pronuncie su fallo definitivo lo más pronto posible.