Boletin semanal del Procurador General
Volume 9, Issue 82 • June 28, 2012

"Todos los que estamos desilusionados con el desenlace final de hoy no podemos perder de vista lo que conseguimos. Luchamos por el principio de que la Constitución limita la facultad del Congreso de dirigir las vidas de nuestro pueblo, y en este punto, ganamos.

Como escribió el Presidente Roberts al dar su opinión para la mayoría: “El Gobierno Federal no tiene la facultad de ordenar a la población que compre un seguro de salud.” Siete jueces coincidieron con nuestra postura de que el Congreso no puede forzar a los Estados a hacer una elección inaceptable entre perder todos nuestros beneficios de Medicaid o aceptar una expansión masiva, imposible de asumir, del programa Medicaid.

Lo más aleccionador a partir de este fallo es que nuestro sistema de gobierno solo funciona cuando nuestros líderes son honestos con el pueblo estadounidense. Antes de que el Congreso aprobara esta ley de atención de la salud, el presidente Obama nos dijo que el requisito del seguro no estaba respaldado por un impuesto. Y sin embargo, aquí estamos leyendo una opinión que ratifica la ley de atención de la salud sobre la base de la facultad del Congreso de gravar impuestos. Equivale a un impuesto de $4 mil millones de dólares sobre el pueblo estadounidense.

En este caso, los límites de la Constitución en la facultad del gobierno no fallaron; lo que falló fue la responsabilidad política, porque el Presidente y los partidarios de esta ley parece que no fueron claros con el pueblo estadounidense.

El pueblo tendrá algo que decir en noviembre, y tengo confianza de que me acompañarán en el rechazo a una ley que perjudica tanto a la libertad individual, a nuestra economía y al bienestar de nuestro pueblo."